Diamantes Mandarines: Cría, Cuidados y Más

Diamantes Mandarines


Los Diamantes Mandarines son probablemente uno de los pájaros cuyo proceso de cría figura entre los más rápidos del mundo.

Esto es consecuencia, una vez más de su adaptación a las duras condiciones climáticas bajo las cuales vive.

En las áridas regiones del interior de Australia, la lluvia no tiene en modo alguno carácter estacional como es el caso en las zonas costeras y resulta totalmente impredecible cuando aparecerá.

Como resultado de esta situación, los diamantes mandarines se ven condicionados por la meteorología por lo que a su ciclo de cría respecta.

Y debido a tal circunstancia comenzará a construir su nido tan pronto como empiece a llover.

Diamantes Mandarines

El Cortejo de Los Diamantes Mandarines

A diferencia de la mayoría de otros exóticos, los machos de los diamantes mandarines no efectúan la parada nupcial llevando una brizna de hierva en el pico.

El cortejo se inicia con un restregamiento intensivo de picos seguido de una aproximación del macho a la hembra mediante pequeños saltitos.

Durante los cuales despliega las plumas de la cola y canta de un modo continuado.

Si se muestra receptiva, la hembra mueve la cola de un modo parecido a un estremecimiento y acto seguido tiene lugar el apareamiento.

Huevos:

El número de huevos de una puesta será de cuatro a cinco por término medio, pero de hecho puede variar entre dos y ocho.

Son de color blanco puro y su tamaño es asimismo variable, incluso dentro de una misma puesta.

Pero unos 15mm es la medida que cabe considerar como promedio.

Incubación:

Los huevos son incubados por ambos pájaros, que cubren de forma sucesiva y alternada turnos de aproximadamente una hora y media.

Cada uno de ellos abandona el nido al oír el canto de llamada de su pareja cuando ésta se aproxima y de este modo el relevo no tiene lugar en el interior.

Durante la noche, en cambio, ambos pájaros permanecen dentro.

La incubación generalmente se inicia una vez que ha sido puesto el cuarto huevo.

Debe señalarse que la puesta se realiza a razón de un huevo cada día y dura entre 12 y 15 días.

Lo cual depende de la temperatura reinante.

Diamantes Mandarines

Emancipación:

Diamantes Mandarines

Los jóvenes polluelos de los diamantes mandarines crecen con mucha rapidez y, según sea el grado de atención prestado por los padres por lo que a alimentación respecta.

Generalmente se hallan en condiciones de abandonar el nido al alcanzar las tres semanas de edad.

Regresan sin embargo de forma continuada para pasar la noche junto a sus padres los cuales siguen dándoles de comer, con carácter reducido.

Hasta que tienen diez días más, en cuyo momento ya son plenamente independientes.

En dicho instante pueden abandonar el nido para buscar su propio lugar en el que poder pasar la noche.

También cabe que utilicen el nido de sus padres si la hembra decide que querría uno nuevo para su próxima puesta.

Si quieres ver mas productos relacionados con estos maravillosos pájaros pincha aquí.

¿Cómo saber si es macho o hembra?

Esta cuestión es rápida y sencilla de resolver, ya que estas aves se diferencian perfectamente por los rasgos físicos.

Los machos presentan un color grisáceo o azul acero en la cabeza y el cuello, las alas de los machos y el torso son de color castaño.

El gris azulado se presenta en la zona del buche del animal y la parte superior de su pecho, además de un barrado en negro.

El resto del pecho y el abdomen de nuestro pájaro es de color blanco sucio, en, los muslos y el orificio anal aparece un cierto matiz dorado.

Las plumas de la cola de estos pájaros son blancas con un barrado negro y los flancos son castaños y profusamente moteados de blanco.

La hembra es muy diferente al macho como hemos dicho en el primer párrafo, la hembra tiene pocas manchas y barrado negro del pecho. 

Deja una respuesta