Envíos gratuitos para pedidos superiores a 39€ Península y Baleares

Pienso para silvestres

PIENSO PARA SILVESTRES

Pienso para silvestres

El pienso para silvestres es un alimento balanceado que aporta a tus aves la proporción adecuada de minerales y vitaminas.  

Es importante que el pienso para silvestres que elijas disponga de las vitaminas necesarias para su salud y bienestar.

Podemos encontrar una gran variedad de piensos, como por ejemplo los granulados, molidos o de bolitas.

En nuestra tienda, te ofrecemos todos los tipos de piensos, las mejores marcas y los mejores precios.

¿Cómo elegir el mejor pienso para tu pájaro?

Escoger la alimentación adecuada para tus aves es esencial para su bienestar y el cuidado de su salud.

Un buen pienso debe incluir los nutrientes esenciales para la prevención de enfermedades y el mejor bienestar de sus aves.  

Por  ello es importante que valores qué nutrientes aporta cada tipo de pienso. De este modo podrás identificar los mejores piensos para pájaros.

Los nutrientes esenciales para aves son:

Proteínas: Según el tipo concreto de ave, entre un 10 y un 20% de la dieta del animal.

Además, si proporcionas a tus aves tanto pienso como semillas en una dieta mixta, ten en cuenta que no todas contienen la misma cantidad de proteínas.  

Hidratos de carbono: Es la principal fuente de energía de la que se nutrirá tu mascota.  

Grasas: Son esenciales para ellos en una cantidad apropiada.

Minerales y vitaminas: En el caso de las vitaminas son esenciales las  A, D, E, K y B2. Según la especie, también la vitamina C será necesaria.

En cuanto a los minerales, cuando nos referimos a nuestros pajaritos, el calcio es esencial, al igual que el hierro y el fósforo.  

¿Cómo mantener en buen estado el pienso?

Para mantenerlo en buenas condiciones y respetando sus propiedades, se aconseja guardarlo en el envase original, lo más cerrado posible y en un lugar fresco, limpios y seco

También se aconseja colocarlo en un lugar sin luz solar directa, en lugares oscuros.  

Donde no haya una excesiva humedad para evitar el moho o que el pienso se quede pegajoso, las altas temperaturas para que no se seque ni se descomponga.  

Además, una buena opción es introducir el saco de pienso en un contenedor indicado para la conservación del alimento.